Planeación Territorial Supervivencia o Sustentabilidad

Planeación Territorial Supervivencia o Sustentabilidad
Páginas: 
46
Año: 
2017
Detalles: 

Históricamente el desarrollo territorial del país, por razones políticas, de poder económico y climático, ha favorecido el desarrollo en el altiplano. La cultura terrestre ha dominado las políticas de crecimiento del país hasta la segunda mitad del siglo XIX, en que Porfirio Díaz busca depender menos del comercio con Estados Unidos, abriendo el país a la inversión europea. Durante la segunda mitad del siglo XIX y hasta 1910, se conformó en México, una red ferroviaria de primera importancia, pasando de 660 km de vía, al asumir Porfirio Díaz la presidencia, a tener 19,280 km. En esa época México era el único país latinoamericano donde el ferrocarril cubría casi todo su territorio. Los contratos otorgados a la empresa Pearson & Sons, que comprendió, entre otros la construcción del ferrocarril entre Coatzacoalcos y Salina Cruz, es realmente el inicio de la industrialización del país. Se le otorga a México una posibilidad de diversificación y de incorporación a la economía mundial, que no tenía, así, uno de los grandes creadores del sistema portuario es el presidente Porfirio Díaz.

En la época post revolucionaria, el fortalecimiento industrial en tres grandes regiones; el norte del país, que propició el desarrollo de urbes encabezadas por Monterrey; en el bajío, con Guadalajara como la ciudad principal y el centro del país concentrada en la zona metropolitana de la Ciudad de México y el estado de Puebla. Esto ha propiciado que se haya fortalecido el desequilibrio en el desarrollo del territorio nacional y fue hasta principios del segundo tercio del siglo XX que se hizo el primer esfuerzo organizado para crear una política de descentralización del comercio y la industria, con el Programa de Puertos Industriales, intrumentado a partir de 1978, y así podemos incorporar al ya establecido proceso de globalización del comercio mundial. Sin embargo, aunque se crearon los puertos industriales de Altamira y Lázaro Cárdenas, quedaron inconclusos los de Salina Cruz y Dos Bocas, derivado de la crisis económica de 1982.

A partir de 1982 se estableció un nuevo modelo económico1 que por la internacionalización de la economía de 61% del PIB, con poco valor agregado, déficit comercial y reducción del mercado interno, consecuencia principalmente del TLCAN; alta dependencia de importanciones de bienes de capital, insumos, lo cual se tradujo, entre otros problemas, en una reducida capacidad de ahorro e inversión nacional, con reducido crecimiento económico sistémico durante treinta años, incapacidad de satisfacer el mercado de trabajo con empleos formales  y bien remunerados y, lamentablemente, concentración del ingreso, pobreza y migración inhumana. "La calidad de vida no puede probarse en términos económicos, ni científicos, la economía sólo reconoce la cantidad; todo es un número; un número más grande es mejor que uno pequeño, sin importar las consecuencias sociales"2

Es frecuente que para dar una imagen del grado de desarrollo del país se utilizan una serie de indicadores como:

  • La población urbana paso del 59% en 1970 a casi el 80% en 2010.
  • La economía de México se situa en el lugar número 15 a nivel mundial.

De acuerdo con el Foro Económico Mundial, en su evaluación 2016-2017, México se ubicó en el lugar 51 en el índice global de competitividad y en el lugar 69 en la calidad general de infraestructura.

O refiriéndose a la posición del pais en la infraestructura del transporte.

Pero ¿a qué nos conducen toda esta serie de índices y estadísticas que establecen la posición del país respecto a los del resto del mundo? Reflexionemos, por un momento, si es posible compararnos por ejemplo, con Chile o Argentina. Ambos países, salvo el primero, no tienen etnias nativas que hubieran desarrollado una civilización previa a la llegada de los europeo y que se mantengan vigentes como las nuestras (23); casi todas con prácticas de "usos y costumbres" y en consecuencia, con resistencias ancestrales a "someterse" a los designios de la planeación económica actual. No obstante, tenemos una Ley de Planeación en la que se consideran estas características demográficas.

1 MONTOYA MARTÍN DEL CAMPO A. México. Hacia una nueva economía impulsada por la reindustrialización. DIÁLOGO CON INGENIEROS. 3 de abril de 2017.
2 RIEMAN R. Para Combatir Esta Era. Taurus. Mayo 2017.